"EL CATCH EN LA ARGENTINA"

El 6 de Enero de 1934 una gran novedad llenaba las páginas de los diarios y revistas porteñas. El Luna Park, conocido como "El Palacio del Deporte", presentaba una nueva competencia que amenazaba con destronar al boxeo, dueño casi exclusivo del famoso estadio. La troupe compuesta exclusivamente por atletas extranjeros estaba liderada por un luchador estilista Polaco perteneciente a la nobleza y famoso a nivel mundial, El Conde KAROL NOWINA, quien arribo al país junto con 8 de lo 52 catchers que participarían del primer Campeonato de cath del Luna Park. Los compañeros del conde eran todos luchadores de fama mundial: los Hermanos Waldec y Stanislaus Zbyzko, el español Andres Castaño, el norteamericano Billy Lyons, el italiano Renato Gardini, el sueco Oskar Nygrin (Exitoso Villano),el noruego Einer Johanssen, y el joven canadiense de 18 años Lawerne Bacster. Una particularidad que el contrato firmado por los atletas estipulaba que el perdedor de tres combates quedaba eliminado y debía alejarse del país.

El Cachascán, nombre con que este deporte se hizo famoso en nuestro país, fue un éxito y en poco tiempo se convirtió en el tercero en orden de popularidad, detrás del fútbol y el boxeo. La funciones, hasta 1961, se realizaban los martes, jueves y domingos; cada una duraba dos horas y constaba de cuatro o seis luchas con una de fondo "A finish", es decir a tres puestas de espaldas. Las temporadas duraban de cinco a ocho meses, desde Octubre o Noviembre a Mayo o Junio y, al finalizar, los luchadores retornaban a sus países de origen.

La segunda temporada de Catch del Luna Park retorno con éxito mayor que la primera. Ya habían surgido dos grandes luchadores locales que sumaron numerosos seguidores: Alfredo Legarreta y Jorge Briola. El primero de 25 años, era un famoso levantador de pesas, triunfador en varios torneos en el exterior y fue entrenado por el célebre catcher Stanislaus Zbyzko. Se presento en la troupe con el nombre de máscara roja, incógnito personaje que desafió a todos los luchadores prometiendo quitarse la máscara ante la primera derrota. Esto ocurrió casi al final de la temporada, permitiendo conocer la verdadera identidad del enmascarado, que se adjudico el campeonato compartiendo el cinturón con Wladek Zbyzko.

En 1936 nuevamente el campeonato se vio enriquecido con luchadores que llegaron de los más diversos países, liderados por el criollo Legarreta. El Empresario del Luna Park Pepe Lectoure, se aseguro de contratar a grandes exponentes de la lucha del mundo. Así fue que causaron sensación el alemán Franz Schroll (que se adjudico el campeonato), Juanito Olagibel (Un rudo vasco que participaría en cuatro temporadas más adquiriendo gran popularidad), Walter Sirois (apodado "El enemigo público Nro. 1"), el judío Abie Stein, el canadiense George Wilson, y el español Andres Acastaño, que se presento como máscara negra.

El quinto campeonato de cacto de 1938 comenzó en Abril y finalizo en Junio, es decir duro solo tres meses con una escasa repercusión, a causa de la situación política imperante en el mundo.

Debido a las abyectas acciones bélicas que enlutaban a Europa, el sexto campeonato de cath comenzó a fines de 1940 culminando en Abril de 1941. Esta vez Nowina vino con un socio, el ucraniano (que se presento siempre como ruso) Ivan Zelezniak, apodado Hombre Montaña, un poderoso y gigantesco luchador barbado que enseguida se gano los honores del público Argentino, convirtiéndose en el ídolo máximo durante muchos años. El campeonato se realizo con absoluta normalidad y volvió a retornar la popularidad lograda tiempo atrás, auge que perduraría durante 20 años más.

La temporada de 1942 fue genitora de un nuevo descubrimiento. Surgió un catcher italo-argentino que, en poco tiempo, se convirtió en ídolo indiscutido, ocupando el lugar que años atrás dejara Alfredo Lagarreta. Su nombre era Antonio Rocca, pero luchaba como Antonio Roca. En nuestro país fue tal el éxito obtenido que Montaña y Nowina tuvieron que claudicar el título y consagrarlo campeón.

Pero el torneo de 1947 es el que hizo surgir a quien sería el luchador más famoso del país; el campeón armenio Martín Karadagián.

Originalmente, Nowina y Montaña lo odiaban por su juventud y sus condiciones de Campeón y, fundamentalmente, porque se había ganado las simpatías del empresario dueño del Luna Park, Pepe Lectoure. Asimismo, a pesar de todas las trabas puestas por aquellos, Karadagián consiguió una fama increíble entre el público local. Antonio Roca, que comenzó el campeonato con éxito, viajó a los Estados Unidos al poco tiempo para cumplir allí un importantisimo contrato que lo obligaría definitivamente a alejarse de nuestro país.

Las tretas y malas jugadas en el ring de Karadagián lo reafirmaron como figura en el 13er. campeonato de catch de 1947, resultando otra vez subcampeón, título que mantendría en las tres temporadas siguientes sin poder vencer a Montaña. Por otra parte, un gran atleta se presento en ese año, el representante israelí Jacobo, que años después se daría a conocer mundialmente como Tito Copa. Durante mucho tiempo fue considerado internacionalmente como uno de los mejores luchadores de la época. Los catchers argentinos lo veneran como su gran ídolo.

En la temporada siguiente el campeonato del Luna, que llevaba como estrellas indiscutidas a Montaña y Karadagián y en menor medida, a Bargach y Jack, sé lucía además con otras nuevas figuras: El indio Aracán, Pedro Goitía, Caruso, El Torero, Hans L´Aguila, Takanaka, Tarzán y Huaso Briones.

En el campeonato de 1953, de la misma duración que el anterior, se puso en práctica una nueva modalidad de catch en nuestro país, que venía sucediéndose con éxito en el exterior: "La lucha Australiana". Fue tal la sensación que causo que cada jornada contaba con un match de ese tipo, en que dos parejas de luchadores combatían espectacularmente. Montaña, productor del espectáculo en sociedad con Karadagián, tuvo una breve participación en ésta y en las cuatro temporadas siguientes. Sus participaciones fueron esporádicas y, salvo en 1954, no participo en ninguna semifinal. El gigantesco hombre se dedico a entrenar, enseñar, y cuidar su salud.

El público infantil que gustaba del espectáculo había aumentado considerablemente. Por esta causa, Los sábados a las 17:00 hs., se realizaban funciones especiales. El espectáculo contaba seis luchas y una "a la Australiana".

Pero no todo era felicidad para el catch, que iba perdiendo cada vez más adeptos. Los motivos eran varios: no había luchadores con grandes referencias en el exterior; el espectáculo iba tomando matices más ingenuos e infantiles; el surgimiento de la televisión como medio de comunicación masivo acaparo la atención de la gente; el nuevo auge de las artes marciales y el renacer de los deportes como el rugby, el básquet y el hockey hicieron que otros más antiguos como la lucha fueran perdiendo interés. Además los fanáticos ya estaban cansados de ver siempre a un mismo campeón, Karadagián se alzaba con el titulo año tras año.

Durante 1957 y 1958 no hubo torneos de catch en el Luna Park.

Sólo en Noviembre de éste último año se presento por corto tiempo en ese estadio una troupe encabezada por Antonio Roca.